La Hermandad de la Sagrada Entrada en Jerusalén, Stmo Cristo del Amor, Ntra. Sra. del Socorro y Santiago Apóstol

Pulse sobre la imagen para ver otras imágenes de la Sagrada entrada en Jerusalén Pulse para ver más imágenes del Santísimo Cristo del Amor Pulse para ver más imágenes de Nuestra Señora del Socorro Pulse sobre la imagen para ver otras imágenes del Apóstol Santiago
Sagrada Entrada en Jerusalén Stmo Cristo del Amor Ntra. Sra. del Socorro Santiago Apóstol

 SOCORRO

Del latín sub currere, significa ir diligentemente en ayuda de quien lo necesita. El nombre común es conocido especialmente como exclamación. Sólo el que está realmente apurado grita ¡Socorro! Y lo importante no es la petición, sino la prestación de este socorro. Efectivamente se llama así toda ayuda que llega en momentos de gran apuro, sea en la guerra, en los accidentes, en la enfermedad. Por eso, cuando los cristianos se encomendaron a la Madre de Dios como la mejor dispensadora de todo socorro, fueron tan espectaculares los resultados, que creció imparable el culto a la Virgen del Perpetuo Socorro, y se convirtió en algo habitual poner a las niñas al nacer bajo la protección de esta advocación de la Virgen, bautizándolas con el nombre de Socorro. Este nombre tiene como característica muy particular que se alterna con un largo elenco de hipocorísticos (diminutivos cariñosos).

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es, por simplificarlo mucho, la Virgen que en vez de esperar que fuesen los fieles hacia ella, más se ha movido ella hacia los fieles. De hecho, esta singular característica es lo más propio de esta advocación de la Virgen. Las copias que de la imagen bizantina se han hecho de las mismas dimensiones y procurando imitar las mismas técnicas, se cuentan por miles. Las estampas y medallas, por decenas de millones. Algo realmente inaudito. Empezó el culto a esta imagen de la Virgen en los primeros siglos del cristianismo, a juzgar por su hechura y por el aticismo de sus formas (hay motivos incluso para creer que es copia auténtica de la gran Hodeguetria de Constantinopla). Estuvo en Creta hasta el siglo XV en que un piadoso mercader cretense se la llevó a Roma para evitar la profanación de que podía ser objeto por parte de los turcos que eran entonces dueños de la isla. Estuvo el cuadro expuesto a la veneración de los fieles en la iglesia de san Mateo (1499), y fue una auténtica revelación. Adquirió bien pronto fama de milagrosa (la llamaban los italianos la Madona Milagrosísima). Allí siguió durante 300 años, hasta que la Revolución francesa obligó a ponerla a buen recaudo en la iglesia de Santa María in-Posterula. En 1866 fue trasladada a la iglesia de san Alfonso María de Ligorio, también de Roma, marcando este traslado un resurgir espectacular de su culto.

Las que llevan el nombre de Socorro o sus hipocorísticos celebran la onomástica el 27 de junio, o el 8 de septiembre (fecha en que por celebrarse el nacimiento de la Virgen se señala para la celebración de la mayoría de advocaciones de María), si esa es la tradición familiar.

También en la geografía ha dejado huella este nombre. En España, Argentina, Colombia, México, Cuba, Honduras, El Salvador, Estados Unidos de América (Nuevo México), existen poblaciones con el nombre de Socorro o El Socorro. Sólo quienes precisan ayuda en casos de verdadera necesidad saben lo que significa el nombre de Socorro. Un nombre que empuja a la generosidad a quienes lo llevan e inspira confianza en quienes lo pronuncian. ¡Felicidades!

SANTIAGO

Yago fue la forma que tenía en la Edad Media el nombre bíblico "Jacob", ilustre porque lo llevó el patriarca que arrebató la primogenitura a su hermano Esaú, y que a partir de sus doce hijos fundó el pueblo de Israel organizado en las doce tribus; pero mucho más ilustre entre nosotros porque éste es el nombre del apóstol al que llamamos Santiago (Sant + Yago) el Mayor, que según la tradición vino a predicar el Evangelio a España. El nombre hebreo del que procede Yago es Yakob y suele interpretarse como "el que anda a la sombra de Dios". En español tenemos también la forma "Jaime", evolucionada a partir de la forma latina Jacobus, que en francés dio Jacques y en italiano Giáccomo. A partir de estas transformaciones es más fácil adivinar la transformación de Jacobus en Jaime. La universalidad de este nombre es extraordinaria. A ello contribuyeron en especial las peregrinaciones al sepulcro del Apóstol en Santiago de Compostela, desde todos los rincones de la cristiandad. Santiago fue, con Roma y Jerusalén, uno de los tres grandes lugares de peregrinación de la cristiandad. Tal era la multitud de peregrinos que en los tres siglos de esplendor pululaban por los caminos que llevaban a Santiago, que los devotos empezaron a llamar a la ruta luminosa de la Vía Láctea , Camino de Santiago, por la semejanza entre las innumerables estrellas de ésta con las riadas de peregrinos al sepulcro del Apóstol.

Santiago el Mayor, apóstol, es hermano mayor de san Juan Evangelista, llamados ambos los hijos del Zebedeo. Estos eran, junto con san Pedro, los tres apóstoles preferidos, a los que Jesús concede un mayor protagonismo en su vida. Son los tres privilegiados que asisten a la resurrección de la hija de Jairo, los que gozan de la Transfiguración y los que están más cerca de Jesús en el Huerto de los Olivos. Los Hijos del Trueno les puso Jesús de sobrenombre a los dos hrmanos por su fogosidad. Según narran los Hechos de los Apóstoles, Santiago fue el primero que sufrió martirio. Fue decapitado en Jerusalén por orden del rey de Judea, Herodes Agripa. De sus largos viajes, su predicación en España y el traslado de su cuerpo desde Jerusalén, nos informan las tradiciones, algunas de ellas muy antiguas.

Santiago de Compostela es la madre de la multitud de ciudades que llevan este nombre. Esta ciudad se fundó sobre el sepulcro del Apóstol. Campus Stellae (campo de la estrella) llamaron al lugar en que fue descubierto. Hay que partir del importantísimo hecho cultural de que los pueblos, las ciudades, los monasterios, se tenían que edificar sobre las reliquias lo más importantes posible (Rómulo edificó las murallas de Roma sobre el cadáver de su hermano Remo) para entender que se trasladasen restos funerarios desde tan lejos (Santiago murió en Jerusalén) y que luego estos grandes sepulcros moviesen a millones de peregrinos. Sobre el sepulcro de Santiago, pues, se edificó la imponente basílica, y en torno a ella creció toda la bellísima y rica ciudad. Y sigiendo su onda expansiva se fundaron Santiago de Cuba, Santiago de Chile, y centenares de ciudades y lugares de la geografía española e hispanoamericana con este nombre. Se pueden inundar los ojos y saciar el alma con la belleza y la grandeza que ha hecho surgir este nombre. ¡Felicidades a todos los Jaimes, Jacobos, Yagos y Santiagos!

 

Historia de la Hermandad

 La Hermandad de la Sagrada Entrada en Jerusalén, Stmo Cristo del Amor, Ntra. Sra. del Socorro y Santiago Apóstol fue fundada el 23 de marzo de 1618, fruto de la fusión de dos antiguas corporaciones existentes desde finales del siglo XVI.

La primera, la de la Sagrada Entrada, fue una cofradía de origen gremial, perteneciendo sus hermanos al gremio de Medidores de la Alhóndiga, por lo que radicaba en esa collación.

La del Amor de Cristo y Madre de Dios del Socorro, tuvo como principio el deseo de socorrer a los presos de las cárceles sevillanas, y tenía su sede en la iglesia de Santiago (donde se había fundado), motivo por el cual el Apóstol es titular de la corporación.

Hacia principios del siglo XVII, confluyen ambas hermandades en la iglesia conventual de Ntra. Sra. de la Consolación de los Padres Terceros. Dándose la circunstancia de que procesionaban el mismo día de la Semana Santa, el padre fray Francisco de Arjona propuso la fusión, la cual fue aceptada por ambas corporaciones, verificándose ésta ante escribano público el 23 de marzo de 1618. Dos meses más tarde, el 13 de mayo, se firma el contrato con Juan de mesa para la hechura del Cristo y de la Virgen.

En la Iglesia de los Terceros, la Hermandad  tuvo su sede hasta 1810, en que los franceses exclaustraron el convento. Entonces se trasladó a la desaparecida parroquia de San Miguel, donde coincidió con las Hermandades del Señor de Pasión y la Soledad de San Lorenzo. En 1868, la Junta Revolucionaria decide derribar la parroquia, y tras una breve estancia en los Terceros, la corporación pasa a ocupar la Iglesia del Dulce Nombre de Jesús, adquirida por la hermana Doña María Jesús del Amor Pérez de León. En esta pequeña Iglesia permaneció hasta 1906, en que desavenencias con los herederos de Doña María Jesús, obligaron a buscar nueva sede. Fue la elegida la parroquia de San Pedro, de la que saldría con dirección a la de Santa Catalina en 1915 y por último en 1922, se efectuó el traslado a la actual sede, la parroquia del Divino Salvador.

 Santísimo Cristo del Amor

Fue tallado por Juan de Mesa y Velasco entre 1618 y 1620, según se constata en el contrato y la carta de pago conservados en el Archivo Histórico Provincial de Sevilla, en su sección de Protocolos Notariales. Ha sido restaurado en 1981 por José Rodríguez Rivero - Carrera. En 1998 , se le sustituyo la antigua cruz por una nueva realizada por Fernando Murciano.

Nuestra Señora del Socorro

Fue realizada por Juan de Mesa y Velasco entre1618 y 1620, pues en el contrato citado anteriormente se contemplaba la hechura de una dolorosa. Ha sufridos varias restauraciones: en 1803 por Juan de Astorga, en 1931 por Eduardo Muñoz y en 1967 por Francisco Buiza.

 Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén

Es de autor desconocido, aunque se atribuye tradicionalmente al círculo de Pedro Roldán. Fue restaurado en 1990 por José Rodríuez Rivero - Carrera.

 Santiago Apóstol

Por sus similitudes estilísticas con la imagen del Señor de la Sagrada Entrada, se atribuye también al taller de Roldán Fue restaurado en 1989 por José Rodríguez Rivero -Carrera. .


Información gentileza de la web  
http://hermandaddelamor.hermandades-de-sevilla.org/

Portada -Indice - Historia - Tradiciones - Poemas - Recetas - Música - Fotos - Webcams
Los nombres de Nuestra Señora - Santoral - Léxico de Semana Santa - La Biblia - Refranes y Frases
El Libro de las Hermandades y Cofradias - La Semana Santa en Sevilla - Andalucia - España - Europa - Latinoamérica

click here!